Tiempos tormentosos



Ayer mi coche y mi bolsillo se libraron mágicamente de una multa anunciada.
Había una luz extrañamente roja cuando salí de trabajar que anunciaba la primera tormenta de verano.
Disfruté con tus ojos abiertos como platos observando las ráfagas de rayos que adornaban el cielo madrileño, como un niño que lo ve por primera vez.
De vuelta a casa, el viento hizo chocar cajas y desperdicios varios contra mi coche, y el agua golpeaba con más fuerza de la que mi corazón podía soportar.
Otra vez el agua me acompaña en un momento clave...
Me gustan las tormentas de verano aunque me provoquen cierto miedo, no me gusta la tormenta que se avecina cubriendo, este, mi verano urbano.
Me coloco el pararrayos, para parar los rayos de tu mirada, estamos preparados.

Blog Archive

Páginas

Páginas vistas en total

Entradas populares

Blogger templates

Buscar