Viajes después de media noche

Hay noches en las que mi infección de oído interno decide aliarse con las bacterias de mis amígdalas para ir de juerga. Se emborrachan y el resultado es mi fiebre. Ayer, previo pago (parece ser que las cosas están muy mal para los taxistas en Madrid en el turno de noche) un taxi blanco me llevó volando a la Moncloa, no, no había quedado con ZP, sino a la clínica Moncloa, cuando la cabeza empezó a dolerme tanto que se me nublaba la vista y casi explota el termómetro del calentón.

No recuerdo con nitidez el viaje. La luz blanca de hospital a la que estoy tan acostumbrada me cegó al entrar en urgencias.


Un personaje famoso pululaba delirando más que yo. Es lo que tienen las clínicas privadas, que te encuentras a gente en la sala de espera del mundo del corazón.

Mi código deontológico me prohibe revelar información, aunque en aquel momento era paciente y no enfermera, pero de igual modo a nadie le importa quien gritaba agitado, por lo que yo desde mi delirio febril diagnostiqué como un colocón.

Me pusieron droguitas en vena, de las que bajan al menos el calentón.


El sopor empezó a ser menos, al poco tiempo, ah, no poco tiempo, no. Había pasado toda la noche en urgencias, y mi sentido del tiempo lo había dejado en mi habitación.



Era de día. Jueves.

¿Qué iba a hacer yo hoy?

Ah! Si, viajar a casa... al norte, a mi región.


Llamo a un amigo, no tengo dinero para volver en Taxi y no hay cajeros alrededor.


Me lleva a casa. Llama mi madre...


Me callo, por supuesto, la información.


Los pensamientos están borrosos, no puedo pensar con claridad ni determinación.


No puedo coger el coche con esta sensación.


Así que me iré en autobus, como en los viejos tiempos, aprovechando mi sopor...


Con mi fiebre y todo, viajo, porque lo necesito, porque quiero ver a los míos, porque necesito respirar en mi habitación, en el balcón de mi casa, las plantas de mi madre... mi bendición.


Será un paréntesis en medio del mogollón.


Aviso para gaiteiros, allá voy!

Aviso para gatos madrileños, volveré el domingo si nada me lo impide, en autobus, se acepta que alguien venga a recogerme, a cambió prometo invitación, a una cena, unas risas y alguna canción.



Perdonen si hay faltas de ortografía, o idas de olla sin intención, comprendan mi situación, la fiebre ya no es tanta, pero gracias a la drogadicción... comprensible sería por lo tanto que esto no tuviera sentido ni razón. Lo leeré el domingo para reirme de mi colocón.

Soplar


Prefiero soplar




No buscaba nada, no quería nada, miento, quería la tranquilidad que había conquistado, la estabilidad, la felicidad de yo conmigo misma.






Y sin embargo, la vida parece jugar una partida de roll y te encuentras siendo un personaje controlado desde el lado oscuro de algún submundo peligroso.






Hay hilos que me enredan en cuestiones que no puedo controlar y cada vez que intento deshacer la madeja se hace un nudo imposible de desatar.





Tengo un nudo enorme entre mi alma y mis manos.







Así que me paro y decido soplar.






Soplar entre los hilos, porque tirando se aprietan todavía más, separo con calma los extremos y exhalo mi alma con la máxima tranquilidad.





Parece que soplando conseguiré soltar, poco a poco el lazo enredado que me ata a la neutralidad.

Cruzando el río



  • ¿Dónde has estado todo este tiempo?




  • No lo recuerdo, tendré que buscar fotos de mis viajes para contártelo luego.





    También me he suicidado varias veces cruzando ríos a lomos de alguna rana.





    Está bien. No me importan las ranas, ni los ríos, ni tu amnesia, ni el olvido.




    Me importan tus besos, que me susurran cosas que tú te has prohibido decirme.




    No me importa convertirme en rana, porque puedo defenderme de tus suicidios.





    Déjame que te muestre de donde vengo yo, algunas de mis caídas sin paracaídas, no eres el único escorpión que acecha el río.





    Yo he sido escorpión también hasta que el aguijón quedó dormido.

Enseñanza


A eso

de fijarte una meta y tener que seguir otra,

de huir de una prueba y tener que afrontarla,

de planear un vuelo y tener que recortarlo,

de aspirar y no poder,

de querer y no saber,

de avanzar y no llegar,

A eso... no le llames castigo,

llámale ENSEÑANZA.

Naranja busca nuevo frutero


Me he escapado del frutero.


Busco un mundo nuevo.



Me he transformado de manzana a un pariente del pomelo.
Soy la naranja del deseo. Dejé el pecado abandonado, es mejor el deseo.
Soy tu naranja.
Come mis gajos, saboreando el ácido que despierta el deseo.
Pela mi piel con cariño, es dura y fuerte, con algún que otro desperfecto, del frío, del viento, del transporte desde donde nací al centro.
Me descubriste hace poco tiempo. Probaste uno de mis gajos, luego casi pierdo el jugo, pero aquí estoy, de nuevo, entera, para ti, sigo estando fresca.
Madura, con un punto de dulzura entre tus dedos.
Cómeme, lo mejor está dentro.

El negocio de la Spectrum


Le pidió permiso a sus padres, le dejaron.





Lo había planeado todo con unos cuantos amigos.




Tenían una perfecta cadena de producción.




Él se ocuparía de la parte comercial, en el fondo ya tenía carisma con sus 15 añitos...



Sería una buena manera de "ganarse el sueldo"...




El único inconveniente, levantarse temprano los domingos.




Pero era un inconveniente mínimo para la perfecta marcha de su incipiente negocio.





Así que esperó a recibir el material el viernes por la tarde.





Buscó una bolsa adecuada para transportarlo y diseñó un cartel donde podía verse en grande:






1x 200 ptas

2x 150 ptas






No calló en el error logístico, la idea estaba en su cabeza, pero la expresión le había jugado una mala pasada. Con los años mejoraría crecientemente su marketing.







Llegó el primer día, se levantó temprano y caminó hasta el rastro con su bolsa, decidido a comerse el mundo.






Se instaló en la zona del aun no denominado "pirateo", sacó sus cintas de juegos piratas para la popular consola Spectrum y esperó.






Al final de la mañana tenía los bolsillos llenos y la bolsa vacía. Caminó feliz de vuelta a casa, el negocio había sido correcto.






Así que comentó los buenos resultados con sus socios, habría que aumentar la producción, el domingo siguiente podrían ganar mucho más.








Sintió la satisfacción de haber hecho algo bueno, la alegría de tener su propio dinero.







Reinvirtió parte de las ganancias para comprar cintas vírgenes, el negocio era lo primero, las riquezas vendrían más adelante.






Fueron muchos domingos de madrugona, muchas horas en el rastro, pero era su proyecto, su negocio, su idea, no era nada extraordinario, pero le bastaba la felicidad de tener dinero para sus casi recién estrenadas salidas nocturnas sin necesidad de pedir nada a nadie.






Existieron también algunas carreras a la desesperada al grito de: "Agua! los monos!", que indicaba que la policía llegaba para interrumpir la actividad fraudulenta a la que se dedicaba.







Alguna vez lo cogieron con las manos en la masa, pero eran otros tiempos. Era un chiquillo con una mochila llena de cintas para el Spectrun. Es decir, nada...






No tenía la técnica depurada de los mantas de ahora que con cuatro cuerdas recogen todo en décimas de segundo, ni la técnica, ni la escala.






Fue el primer pirata de Madrid, pero un pirata de los mares, ir cada domingo al rastro fué el principio y el fin de muchas cosas. Un día el Spectrum dejó de ser rentable, con el fin de los 80 llegó una época en la que ni su edad ni los juegos podían aportarle apenas nada.







Acostarse temprano los sábados para el buen funcionamiento de su negocio dejó de ser rentable, eran otros tiempos, tenía otras diversiones.







El rastro, el Spectum y los libros terminaron. Entre los piratas de los mares empezó una nueva vida, las responsabilidades, no fue todo bueno, ni todo malo, simplemente fue LA VIDA.

Un lugar en el mundo

El gran Adolfo Aristarain me ha hecho pensar de nuevo... he visto "Un lugar en el mundo", donde Federico Lupi le dice esta gran frase a sus alumnos: "Si aprendieron mucho o poco eso no importa, aprendieron a pensar y a convivir que es lo que importa".
Cuanta falta les hace a los niños de hoy en día tener un profesor así, yo no tuve muchos, pero alguno si, y eso, no se olvida nunca.

Tesoros


Yo, siempre tan preocupada por no cometer errores, volví a caer en uno irracional e insalvable.
Mi abuelo, que era sabio me dijo cuando era yo bien pequeña que los tesoros no se buscan, si no, que de repente se encuentran.
Pero hace un tiempo lo olvidé.
Quise jugar a la "Isla del tesoro" y creí tener en mi poder el mapa.
Trabajé duro para dar con él y me pasé mucho tiempo cavando allí donde creía que lo encontraría.
ERROR.
A veces, cuando encuentras plata no es necesario convertirla en diamante, el valor que tiene nunca va a cambiar, por mucho que te empeñes, ese es el correcto y sólo podrás apreciarlo cuando no desees transformarlo en algo que no es.
Por suerte mi abuelo volvió a mis pensamientos cuando regresé a Madrid y me perdí en el barrio donde vivía. El olor de sus cosas y de su casa viajó a mi coche, y con el olor, tantas y tantas cosas que él me dijo y que han marcado mi vida.
Dejé de buscar el tesoro en el sitio equivocado, dejé por completo de buscar tesoros, porque recordé que él me dijo que buscando pocas veces vas a encontrar.
Sólo hizo falta eso, dejar de buscar para toparme con uno al que no pienso cambiarle ni aumentarle su valor. Es tremendamente maravilloso tal y como lo hallé. Los tesoros de verdad camuflan su valía, a menudo sólo puedes ver la punta del iceberg, y sin embargo sabes que debajo está lo mejor.
No va a hacer falta cavar, esta vez no tengo pico ni pala, pero la vida me lo trajo, disfrazado y por suerte, lo supe reconocer.

Eres magia...



Ay mi vida!!






No busques respuestas a un NADA.


















Da igual los zapatos que lleve, la magia existe incluso cuando estoy descalza.


















Mis sueños son tu cama, mi cama casi no significa nada.

















Tu olor baila callado entre mi piel y mi alma.








Tus besos que fueron y serán, pero no están, aprietan mi arma.









Me encuentro entre tu cuerpo y mi espalda.










Te espero, callada, tranquila, brillante... desbordada.

Esas cosas curiosas que me pasan...




Esta mañana llamo a Fenosa para ampliar la potencia de mi contrato de electricidad, esta fué la conversación.




Telefonista: -Hola! buenos días, le atiende Eva Romero


Se hace el silencio porque me quedo atónita, Eva Romero soy yo!


Telefonista: -Hooola, buenos días?


Reacciono.


Yo: -Hola, buenos días, llamaba para ampliar la potencia que tengo contratada.


Telefonista: -Muy bien, ¿me puede facilitar el nombre del titular del contrato?


Yo: - Eva Romero


Se hace el silencio mientras me río porque pienso que su silencio es el mismo que el mio. Pero consigue reaccionar y dice: - Perdone, ¿ha dicho "Eva Romero"?


Me vuelvo a reir y digo: - Si.


Ella tambien se ríe.


Seguimos con los trámites...


Me quedo con ganas de decirle, oye, ¿quedamos a tomar un café? jejeje.


¿Cuántos telefonistas tiene Fenosa? Vale, es sólo una casualidad, pero de esas que me pasan a menudo... jejeje, bueno, empieza el día de una forma curiosa...

Canela en rama


Casi todos los domingos de mi infancia había de postre natillas en unos cuencos de cristal.
Descubrí la textura de la canela sobre ese postre materno dominical.
"No le eches tanta canela", oía casi toso los domingos. Pero a mi me encantaba. Ponían una capa enorme en la superficie e iba comiendo pequeñas capas, cuando no quedaba canela volvía a ahogar el amarillo en marrón celestial...
Era todo un ritual que llevaba su tiempo.
Uno de esos domingos descubrí un botecito en la cocina que ponía "canela en rama", no la había visto en mi vida, pero sabía que la canela me gustaba, asi que cogí uno de aquellos curiosos palitos que había dentro del bote y le pegué un mordisco.
Por supuesto, me pilló mi madre, que no paró de reír en varios minutos.
Descubrí que las cosas siendo lo mismo pueden ser diferente.
Pero también descubrí que la canela huele igual de bien en polvo que en rama, y sabe igual de rica en mis natillas infantiles que en los capuchinos de un noviembre que empieza a ponerse nervioso.

Paciencia


Cumpliendo lo que me propuse hace exactamente quince días estoy poniendo a prueba mi paciencia, me corto las alas para no salir volando.





Cierro la boca para que no se escapen palabras que no han sido analizadas, sólo procesadas.







Y no está siendo fácil! llevo 25 años soltando perlitas por la boca para bien y para mal, soy más rápida que el rayo, mis sentimientos y mis palabras se conectan a 20 megas, mientras que hacia el cerebro el ADSL es de Timofónica y falla a veces.




Y me impaciento por dentro, me comería las uñas si fuera uno de mis vicios.



Pero poco a poco me analizo, me tranquilizo, me hago autoterapia.



Y sigo adelante...





Esperando a que otros actúen, yo intentaré quedarme quieta por primera vez, estoy quieta desde ayer y todavía puedo saborear la canela del café.
Quiero beber canela de nuevo...


Gracias Manu


Coplas del enamorado inoportuno


Eva, Evita

Qué bien se está en tu casita


He dormido en el sofá

Me he despertado y ya está

David te quiere mucho
como el helado al cucurucho

Pero yo te quiero tanto

¡qué no sabría decirte cuánto!


de “Poemas portátiles”
Manu Clavijo
Mi gran amigo Manu es una de esas personas que te escribe un "poema portátil" y te hace feliz. Es un artista nato, amigable y criticón, dulce, es un ciclón. Además de esto me escribió una canción. Es la segunda canción que me escriben, y eso, creedme hace mucha ilusión.
Gracias Manu!!

¿Qué le pasa al mundo?

En sólo 5 minutos he escuchado las siguientes noticias:






Manifestantes antifascistas provocan altercados graves en Barcelona el Sábado, han roto mobiliario urbano y atacado a la Policía.
En Madrid no se produjeron altercados por el gran dispositivo Policial. El domingo los fascistas se reunieron pacíficamente en la Plaza de Oriente para celebrar el aniversario de la muerte de Franco, algunas de las declaraciones que he oído fueron: "esas ratas de los rojos deberían volver a las alcantarillas" o "yo hubiera hecho lo mismo en el metro el otro día" (refiriéndose al apuñalamiento de un chico de 16 años que ocurrió el 9 de noviembre como todos sabéis).











La policía alemana detiene a dos chicos de 17 y 18 años sospechosos de planear una matanza similar a la de Columbine, tenían las armas preparadas y objetivos específicos con nombre y apellido. Uno se suicidó después del interrogatorio.
No olvidemos que hace unas semanas un chico mató a varias personas en Finlandia en su propio instituto...









Una secta está encerrada en una cueva a varios metros bajo tierra en Moscú porque piensan que el mundo se terminará en mayo y con su penitencia de pasarse allí hasta mayo salvarán sus vidas. Han amenazado con que se inmolarán si la policía se acerca, entre ellos hay 4 niños.








Dos hombres tiran a un vertedero los restos de un familiar para poder enterrar a otro debido a que no quedaba sitio libre en el nicho.








Y yo me pregunto: ¿qué coño nos pasa?









A lo mejor tiene razón la secta rusa y esto es el inicio del fin del mundo, pero no porque se vaya a acabar de una forma bíblica, si nó porque nos vamos a matar unos a otros peor que si fuéramos animales...

No se hacia donde vamos, lo único que se, es que creo que sería más feliz sin ver las noticias...

De Madrid al CiElO


De la tierra al cielo.
Viajo en primera clase y han perdido mi equipaje.
Me he encontrado a Alicia, fuera del país de las maravillas.
Me saluda, me dice hasta luego.
Hasta luego...
Mis ideas se desvanecen entre lluvias y espejos.
No hay Madrid, no hay un luego.
Espero nada, como quien espera que la lluvia caiga del cielo.
Me duermo tranquila esperando tus besos.

Lágrimas


Todavía quedan restos en la manta de rayas de mis lágrimas.
Debería lavarla, no porque esté sucia, las lágrimas no ensucian, a veces, por el contrario limpian el alma y el corazón.
Debería lavarla porque me entristece verla, porque me pesan las lágrimas que no se han evaporado cuando me resguardo del frío en el sillón.
Las siestas se hacen pesadas bajo la presión.
Pero me resisto a asesinarlas con jabón.
Supongo que desde hace días son las únicas lágrimas que me quedan, lavar la manta sería quedarme sin munición.

No es lo mismo


Mirar y no verte no es lo mismo que verte sin mirar.
Mirarme y no encontrarme no es lo mismo que encontrarme mirando.
Buscar lo esperado no es lo mismo que esperar lo buscado.
Reír llorando no es lo mismo que llorar riendo.
Amar la vida no es lo mismo que vivir amando.
Amarte no es lo mismo que te tú me ames.
ES DISTINTO
"Enamórate de ti mismo para poder enamorarte de otro."

























































































"Vivimos en un mundo en el que nos escondemos para hacer el amor, mientras la violencia se practica a plena luz del día."




























John Lenon

Papás


En cuestión de días, semanas, o como mucho un mes Saúl llegará al mundo y hará papás a Jesús y Rebeca por primera vez.



Además de eso, por ambas partes será el primer nieto, y el primer sobrino, con tres tiAs para mimarle... y sin expectativas de tener competidores en breve, por lo menos por mi parte....


Así que esperemos que sea un niño equilibrado y sepa encajar todo el cariño que le va a caer como un jarro de agua y no se nos vuelva un mimoso en potencia, jejeje.


Soy impaciente por naturaleza, y el misterio de la vida me impacienta todavía más... quiero poder ver y tocar ya a Saúl, porque comprar ropita de bebé se está convirtiendo en un vicio, pero prefiero ponerle cara a la personita que llevará esas cosas tan graciosas que hacen que se me caiga la baba al verlas....

Te esperamos Saúl!

Me mola

ALTO.CALMA.DISFRUTAR


He llegado a casa dos horas más tarde de lo habitual, sin embargo no he sentido prisas, no ha habido agobios. Otro día habría pensado que perdí dos horas, hoy, esas dos horas, incluso un instante, me devolvieron miles de segundos perdidos en bolsas de basura que he podido recuperar. Hubo un momento que me costaba respirar, cuando en un vagón de metro recordé mis primeros viajes, con mi madre, aquellos veranos en Madrid, cuando Madrid era un sueño. Cuando el metro era un universo fantástico, cuando me aprendía las estaciones de memoria y jugaba con mi madre a adivinar. Lo recordé porque vi esa misma estampa en una madre y una hija que jugaban igual.
Salí en Alonso Martínez respirando con dificultad, recordando también entonces los ataques de asma de mi pubertad.
El episodio del metro me hacía ver en la distancia todos los años que tengo, todas las cosas pasadas, los trenes perdidos, mi amistad maternal. Me entró pánico de tiempo, del pasado y del que tiene que llegar.
Caminé pensando en miles de cosas, pero decidí parar para respirar.






























































































ALTO.























































































CALMA.




















































DISFRUTAR.
























Alteré mi acelerado paso, mi corazón, mi exhalación. Me tranquilicé. Decidí ir paso a paso, sin prisa, sin razón. Mirar, disfrutar del sol, de las calles, de la gente, del olor. Hacer unos recados mirando y no sólo viendo, por donde paso, miles de detalles que me llenan de amor.
Lo conseguí. Disfruté del paseo, no elegí el camino más corto, no importó el dolor de pies, el macuto que destroza mi espalda, los compromisos, no importaba que a diario las 24 horas se me quedan cortas, pararme y disfrutar dejó de ser una perdición.
Caminé por Chueca, compré un regalo en una tienda de esas con encanto, conversé con la dueña, respiré liberación. Seguí caminando, hasta casa, que no es cerca, pero el sol brillaba e iluminaba el camino cálido hasta mi mansión.
Llegué a casa como si viniera de un balneario. En esas dos horas había recuperado la ilusión.





















































Posiblemente las prisas me entren de nuevo mañana, a primera hora, en el metro, cuando tenga una cita con la obligación. Pero siento que poco a poco las cosas que me van pasando me dejan ser un poco más YO. Mirarme a mi misma un poco más el ombligo, decidir yo y dejar de pensar más a menudo primero en los demás.


No ha llegado el invierno y sin embargo llevaba un abrigo pesado encima que a veces me dejaba sin respiración.


Me he desnudado por dentro y el abrigo lo dejé en un contenedor de la calle Libertad.























Hoy cumple años César, dice que a la gente le asusta llegar a la meta de los 30. Pensé que el tiempo vuela, y que en menos de cuatro llegaré a esa meta. Pero hoy no me asusta el tiempo, ni la cotización. Soy libre, y soy afortunada, quiero disfrutar cada momento de calma y también de agitación.

Por eso le deseo feliz cumpleaños a César en la distancia, sabiendo que sus 27 y mis 25 no son nada, que en breve podré darle un abrazo y reír en Chueca mientras nos acurrucamos, si hace frío, tomándonos unas cervecitas en el Búho, disfrutando de cada sonrisa y cada ilusión.

Madrid es cruel conmigo en muchas cosas, pero es una gran caja de sorpresas. Me ayuda a saber más de mi, con sus calles, ofreciéndome casi todo, privándome de casi nada, sólo de lo que ya no es indispensable, como mi abrigo, que a buen seguro le será útil a algún mendigo acatarrado.

Newton VS Eva

Una manzana calló rozándole la cocorota sin llegar a hacerle daño cuando pasaba despistado bajo el manzano que le saludaba a diario.Pensó en Newton.¡Qué pena que él hubiera inventado la ley de la gravedad!




Pensó también en Eva.¡Qué pena que ella hubiera inventado el pecado!
























































































































































































Sonrió, cogió la manzana grande, brillante que le había arrancado una sonrisa y la metió en su bolsillo, bueno, lo intentó, no cabía, y aunque tenía la otra mano ocupada con el teléfono, calculó la estrategia necesaria para mantener la conversación que le interesaba, abrir la puerta y llevarse la manzana que sería historia de esa noche y desayuno por la mañana.


















En otra ocasión, hubiera abandonado la manzana por no molestarse en colgar y terminar la conversación, o si la manzana le interesara más habría colgado aunque llamar más tarde le saliera más caro.





















Aquel día se propuso hacerlo todo.














































Todo es proponérselo.

























































Dejar los miedos, y no abandonar los tesoros bajo el frío cielo.

Blog Archive

Páginas

Páginas vistas en total

Entradas populares

Blogger templates

Buscar