Ojos, buhardillas y mantos


Me recorro el rastro buscando libros usados, que llenen las noches en blanco.
No encuentro ninguno, el sueño es obligado.
Después de todo un día preguntas: "¿de que color son tus ojos?"
Y me pregunto, por que no los has mirado.
La niña del flequillo no lo tiene claro, no puede mirar sus labios.
Sólo se que mis manos son demasiado pequeñas para coger el cielo y meterlo en la mochila a diario.
Que hay buhardillas enamoradas del frío deseando que llegue de nuevo mi invierno.
Diciembre y marzo, agazapados entre la ropa de mi armario.
Ocupan los cajones con su espacio.
Las sábanas no abrigan mis manitas que tiritan con llanto.

Laio de pedra e cristal



Y pensar que las piedras me hablaban, me susurraban tu nombre, tantos nombres...

Que lloraban conmigo los días de lluvia mojándome el camino, empapándome el pelo, formándome charcos de cariño...

Que los días de lluvia no eran tristes porque en tus calles, la lluvia es arte.

Echo de menos la lluvia, pero sobretodo el arte, la música de las calles, la cercanía de tocarte...

Blog Archive

Páginas

Páginas vistas en total

Entradas populares

Blogger templates

Buscar