Aprendiz de vuelos medios

Goodbye Pitágoras!


Me encantan los triángulos rectángulos!
La estructura del Flatiron me atrae convirtiéndolo en uno de mis edificios favoritos.
Cuando lo descubrí a tu lado, a 10 grados bajo cero, mi corazón aun tenía una hipotenusa, aunque habías empezado a desmantelar los catetos.

[ La hipotenusa estaba más arraigada y no quería abandonar el nido]

Hace no mucho la has engañado concediéndole las vacaciones que nosotros no hemos tenido.

Así que has hecho desaparecer las aristas que perfilaban los lados de mi corazón. Y por ello, en ocasiones, me aterra estar fuera del Teorema de Pitágoras.




CogerTe/mE al vuelo, o agarrarTe/mE al menos...

Aunque tengo unas manos finas de lactante y la fuerza bruta brilla por su ausencia en mis músculos, pienso agarrarte de la mano para no dejarte caer cuando te precipites o para no despeñarme en un descuido.

No es que vayamos a caer juntos, sino que siempre habrá uno que tire con uñas y dientes antes de que el otro toque el suelo...


estoy en verde...

                                                                                                                   


Y beber de nuevo ese vino que me devolvió tus besos con sabor a melocotón...

O deshacerme del dolor de espalda para alcanzar las piruletas que me escondes en el rojo de los semáforos de la Castellana cuando sales de trabajar...

O enseñarte que bailar en público levanta envidias si lo haces de corazón...

En definitiva, arañar segundos a las tardes que se me escapan mientras duermes porque no me atrevo a molestar...





ni sinTigo ni conMi

                             


 Mis inseguridades viajan solteras en el atardecer de cien ciudades.

no es lo que parece

Yo pensaba que las hojas de los árboles se caían en otoño, pero sin embargo me he encontrado unas cuantas cuando volvía de hacer un recado de verano... un recado de madre, de domingo...

Serán cosas del cambio climático, como decimos desde hace un tiempo... o será que el árbol está triste y ha llorado...

Y a mi me hubiera gustado encerrar gotas de lluvia de Santiago, de lluvia veraniega, recoger gotas de entre las piedras, esas gotas que siguen cayendo con un tic tac incesante e inquietante durante un tiempo cuando ha parado de llover... y por lo tanto tener lluvia embotellada en estos días de este verano que no termina de ser verano, en este reposo que no es vacacional... porque pensaba respirar Santiago después de tanto y ahora me ahogo sin un chaparrón Compostelano...

Una palabra

No puedo prometerte que no vaya a enfadarme cuando
ensucies el suelo de la cocina, ni puedo decirte que voy a
entender tus rarezas siempre.
Y aún así, sólo puedo explicarme y explicarTeLo con una
única palabra:

"TeAmo".

mi ovillo figurado

De como hay días intrincados...

O de como yo misma me los complico... quien sabe...

Esto de estar de reposo obligado le da alas a mis preocupaciones escondidas y paso un rato de 24 horas dándole vueltas a cosas que en principio debería de tener resueltas...

Y no vale de nada que quiera escapar de mi misma pensando en bajar a leer al césped, o en ir a comprar el pan... en pasear ya que hoy está nublado...

Porque al final me hago un ovillo \figurado/ (no tengo la espalda para florituras) y entro en espiral cíclica y laberíntica de la que me cuesta, si es que lo consigo, llegar a la salida...

Y lo peor de todo es que me conozco y que las decisiones tomadas en días como hoy no llegan a ningún lado...

Blog Archive

Páginas

Páginas vistas en total

Entradas populares

Blogger templates

Buscar